Ofelia Herrendorf 
Musicoterapia en las adicciones

"...Respeto el saber pero el saber viene después de lo que es realmente importante: el calor y la autenticidad del diálogo, el sentido de la dimensión real de un individuo con sus problemas, sus dudas interiores, sus sufrimientos. El individuo, no lo olviden, es una cosa distinta a un caso, a un número de matrícula..."
Claude Olievenstein

CÓMO COMENZAR A HABLAR DE MUSICOTERAPIA
La música y la medicina tienen una historia con fuertes lazos, que los libros sobre el tema, nos recuerdan. Médicos prominentes en la historia de la humanidad fueron también músicos y las anécdotas sobre efectos terapéuticos de la misma, son repetidamente narrados.
Even Ruud, psicólogo noruego con formación adquirida en los EE.UU., como musicoterapeuta, en su libro " Caminos de la Musicoterapia" ,nos dice en referencia al siglo XX que "...En este final de siglo, la utilización de la música con fines terapéuticos ha aumentado su importancia en la mayor parte del mundo industrializado....así como que la práctica del uso terapéutico de la música nunca estuvo tan difundida y diferenciada....es reconocida como instrumento valioso, tanto en psicoterapia como en educación especial, así como en algunas áreas de medicina somática..."

Cuando se oye hablar de Musicoterapia, surgen ideas sobre música y terapia. 
En lengua castellana, ambos términos aparecen unidos. En idioma inglés en cambio se habla de "Music Therapie" Están separados. No obstante tanto en castellano como en inglés hacen referencia al mismo enfoque terapéutico. Crea fantasías sobre la utilización de la música exclusivamente. No es únicamente el escuchar una melodía conocida, lo que tiene efectos terapéuticos. Entiendo que sí lo es, el aprovechamiento de la circunstancia terapéutica, en sesión, con la presencia y comprensión de un terapeuta musicoterapeuta y la lógica presencia de un paciente, lo que permitirá acceder tal vez, a la conflictiva del mismo y facilitará, según su situación y la técnica empleada, efectos terapéuticos.



DEFINIR MUSICOTERAPIA

Para Edith Lecourt, musicoterapeuta francesa, "...La musicoterapia es la aproximación sensorial sonora con intención terapéutica a cierto número de dificultades psicológicas
y patologías mentales..."
La musicoterapeuta argentina Gabriela Wagner nos habla de la "...musicoterapia como recurso musical terapéutico no tradicional; se integra a las disciplinas que se ocupan de la prevención, tratamiento y rehabilitación de diversas discapacidades, así como de las consideradas dentro del campo de la salud mental..."

Personalmente entiendo que debemos tener en cuenta que: "La musicoterapia" se basa en las interacciones entre el paciente y el musicoterapeuta a partir de los sonidos, sean estos musicales o no, así como de la oportuna utilización de técnicas que surjan como propuestas de trabajo teniendo en cuenta la patología del paciente y el momento del mismo, permitiendo así, al respetar su situación, que el profesional, con creatividad , realice las intervenciones que considere adecuadas. 

Se aceptan los sonidos y la música que puede llegar a hacer el paciente y sus gustos musicales, sin tener en cuenta los méritos de los mismos, ni emitir juicios de valor al respecto. Lo importante es la posibilidad de producción por parte de él y la comprensión por parte del musicoterapeuta entrenado.
Fomentar, para luego fundamentar la creatividad es básico, tanto en el caso del paciente como en el del musicoterapéuta. Este debe estar abierto y dispuesto a leer y entender qué sucede durante la sesión. Pero debe quedar muy claro que el objetivo deberá estar puesto en lo terapéutico y no en lo musical, como tampoco en la calidad artística.
Es el análisis de la tarea y la supervisión de la misma, por un supervisor adiestrado, lo que va a facilitar posteriores intervenciones adecuadas. 
El Dr. Kenneth E. Bruscia en su libro "Definiendo Musicoterapia" aclara que en situación terapéutica, el centro de la tarea es el paciente y no la música.

LOS ASPECTOS CULTURALES
Los colegas de distintos países y los aspectos culturales de los mismos y de sus pacientes van a ir definiendo el hacer musicoterapéutico. Aunque la patología sea la misma, no es igual la atención de pacientes en distintas partes del mundo, ni dentro de un mismo país, porque el mundo sonoro- cultural que lo rodea, es distinto.
Nos dice una de las figuras más representativas de Brasil en musicoterapia, Lía Rejane Mendes Barcellos que "...aparecen dos conceptos básicos para pensar lo <sonoro> en general. Son ellos el objeto y el paisaje sonoro. Son dos conceptos relevantes, principalmente para la musicoterapia que no puede tratar al hombre sin respetar su experiencia cotidiana y su inserción en la cultura, utilizando inicialmente como herramienta, el mundo sonoro musical en el cual esta persona estuvo y está inmersa..."


EL ACCESO AL TRATAMIENTO EN MUSICOTERAPIA

No es necesario tener conocimientos musicales para acceder a un tratamiento musicoterapéutico.
Las sesiones se llevan a cabo en una sala acondicionada para ese fin. Los instrumentos musicales, son de fácil manejo y en su mayoría de percusión Se cuenta con un equipo de grabación y un reproductor. La posibilidad de escuchar la producción que surge durante la sesión es importante. La elección del material sonoro que se utiliza, llevado por el paciente o el musicoterapeuta, tiene que ver con la "Historia Sonora" del paciente, siendo ésta una entrevista individual que permite conocer gustos propios, de familiares, de personas vinculadas al paciente etc. Esta entrevista afianza el vínculo con el musicoterapeuta y define muchos de los aspectos transferenciales que se van a jugar durante el tratamiento. El profesional debe estar siempre dispuesto a usar el lenguaje sonoro del paciente.


EL PACIENTE ADICTO A LAS DROGAS Y SU TRATAMIENTO 

Si nos referimos específicamente al paciente adicto y a su circunstancia, tendremos que entender que sin un conocimiento exhaustivo de la patología será sumamente difícil su atención.
Entiendo que un musicoterapeuta formado en su profesión, debe además, como pasa en todas las profesiones, dedicarse al estudio de aquello que rodea a la situación de su paciente. En una determinada patología, como sucede en la adicción a las drogas, hay aspectos que pueden ser generalizados y otros que son absolutamente individuales, que atañen a "ese paciente" y no a otro. Hablo de tener en cuenta el "caso por caso"

QUÉ DE LOS ASPECTOS ÉTICOS


Tendremos en cuenta los aspectos éticos que deben acompañar toda la tarea, mas aún cuando dentro de las dificultades en la atención de estos pacientes, se incluyen repetidamente, situaciones que rozan la marginalidad o están dentro de la misma.
La ética debería estar presente a partir de la responsabilidad de cada profesional, pues es necesario tener en cuenta la situación del paciente y el logro posible de su bienestar, y de su salud, objetivo primero y último que debe estar inscripto, como eje de la tarea.
Podríamos llegar a dudar sobre algo relacionado con el toxicodependiente: si el paciente no "se cuestiona ", como sucede en una gran mayoría de los casos y nos dice "yo estoy bien así",¿ tenemos desde el punto de vista ético, derecho a hacer todo lo posible por correrlo de ese lugar, elegido por él, para que comience a preguntarse qué es su vida?
Es éste un eje controvertido, sobre el cual tendríamos que polemizar dentro del marco conceptual que hemos hecho propio y que desempeña un papel decisivo al confrontar nuestros propios principios éticos con los del paciente. Entiendo que sí es ético generar las posibilidades y las condiciones para que alguien que no se ha cuestionado nunca su situación, llegue a la consulta privada o institucional preguntándose por algo de tanta trascendencia como es su vida. Será necesario lograr que se clarifique mínimamente, para que pueda pensar en un momento que resulte oportuno y encuentre algo sobre su realidad, que lo inicie en la difícil tarea de buscar una salida a su situación.

EL TRABAJO INTERDISCIPLINARIO

Otro tema que considero muy importante es el que se refiere a la Interdisciplina, pues trabajar interdisciplinariamente es ideal, para el tratamiento de los adictos a las drogas.
Es así como se puede, con intercambios con profesionales de otros enfoques terapéuticos, el acceso a demandas de acción
En el trabajo institucional con estos pacientes, el compartir, reflexionar, comparar, intercambiar, contraponer, confrontar con otro profesional de la misma disciplina o de otras y con el discurso institucional, (éste a nivel consciente o inconsciente), estará siempre presente


LOS EJES A TRABAJAR CON DROGADEPENDIENTES

Son tres los ejes sobre los que entiendo, se debe centrar la tarea en Musicoterapia. La interrelación de los mismos organiza nuestro accionar

Son ellos:
A) Trabajar el cuerpo del adicto.
B) Trabajar límites.
C) Trabajar aspectos familiares.

A) Trabajar el cuerpo del adicto.
Como dice Merlau-Ponty: "El cuerpo es espacio expresivo y es el origen de todos los espacios"
Llegar a re-conocer los límites del propio cuerpo implica, entre otras cosas de-limitar, diferenciar el propio cuerpo del cuerpo del Otro. Las características del adicto justifican el por qué del trabajo para el reconocimiento del propio cuerpo en estos pacientes, sin dejar de pensar en lograrlo en otras patologías
Tendremos que partir de la idea de la existencia de un cuerpo. Si bien desde el punto de vista biológico , desde lo real y concreto, este cuerpo existe, pensemos ¿qué registro del mismo tienen estos jóvenes? No olvidemos que las conductas de auto y hetero-agresión son una constante en la vida de ellos 
La existencia del esquema corporal está en todos los individuos. La imagen del cuerpo está en la historia de esos mismos individuos.
Dice Françoise Dolto que se confirma la imagen del cuerpo "...entrecruzada en el tiempo y en el espacio con el esquema corporal, como la urdimbre de un tejido..." La consecuencia directa de reconocer el paciente su propio cuerpo y los límites del mismo, favorecerá el que comience a darse cuenta de hasta donde puede exponerlo, pudiendo iniciar así su cuidado, el respeto por sí mismo y por lo tanto por los otros.


B) Trabajar límites
Todos los objetivos que nos programamos durante el tratamiento tienden al establecimiento de la ley, a la incorporación del concepto de ley y para ello será necesario comenzar desde el primer momento del tratamiento, con el trabajo de los límites. 
Hemos visto en el punto anterior la importancia del reconocimiento del propio cuerpo, y de de-limitarlo. El musicoterapeuta debe conocer muy bien sus propios límites, permitiéndose con entradas y salidas en escenas del paciente, en este meter el cuerpo no solo desde la metáfora sino desde lo real, iniciar, como objetivo el delimitar aún más los roles no clarificados por el paciente abriéndole la posibilidad de que él logre definir sus límites, también, en lo micro y lo macro social.
Utilizándose distintas técnicas se logrará dar significado a in-corporar (hacer cuerpo) y no im-poner los límites.
Surge entre los límites, lo que hace al encuadre : sesiones realizadas en un mismo lugar, en un mismo horario, con una misma frecuencia, etc. Esto remite a las constantes. Las variables tienen que ver con el proceso. 
Es mi objetivo al mencionar estos temas, que se afiance el concepto de que la forma de consolidar la idea de límites, se relaciona con la necesidad de trabajar durante las sesiones con técnicas que vayan fortaleciendo e internalizando la noción de límites.

C)Trabajar aspectos familiares
Para el trabajo de este eje, hay dos estrategias de abordaje.
a) Sesiones de Musicoterapia en número limitado, con la familia nuclear.
b) Sesiones en las que en un rol-playing, el paciente, con instrumentos da cuenta de la comunicación familiar.
El primero de estos abordajes, lleva a sesiones programadas en número determinado previamente, a nivel interdisciplinario, con el terapeuta a cargo de la terapia de familia.
La evaluación de las mismas permitirá una devolución conjunta en la que estarán presentes, el o los musicoterapeutas, el terapeuta de familia, el paciente y su familia. Indudablemente es necesario estar atento a la palabra de los protagonistas de la situación.

Con respecto al segundo abordaje, en sesiones individuales o grupales, se realizan dramatizaciones con instrumentos, a los cuales el paciente adjudica roles familiares, siendo representado también él, por un instrumento. Se evalúan la elección , la distribución, la acción y el orden dado al material utilizado.


ATENCIÓN GRUPAL-ATENCIÓN INDIVIDUAL

Una u otra forma de atender al paciente depende de su situación, teniendo en cuenta la evaluación del musicoterapeuta. Es necesario que se considere básicamente qué es lo más conveniente para esa persona: no todos los pacientes pueden ser tratados individualmente y algunos que son derivados a un grupo, por su historia, no resulta conveniente que se los trate grupalmente.
Con el paciente individual es importante, hacer un convenio. Se puede establecer un número determinado de sesiones, al cabo de las cuales se hará una evaluación con él. A partir de ese momento se puede renovar el contrato, puede ser por otro número determinado de sesiones que también, serán evaluadas.
Esta es una forma de hacer partícipe del compromiso al paciente.
Pensar en el trabajo en grupos de drogadependientes en un determinado momento, hace años, difiere al compararlo con los grupos en la actualidad. La diferencia no está en el concepto de grupo. Los cambios observables entre los adolescentes de otro momento y los actuales marcan discimilitudes que, a quienes trabajamos desde hace mucho con ellos, no nos pueden pasar desapercibidas.
El reflexionar, revisar y repensar la tarea nos sirve para indagar e indagarnos sobre nuestro accionar y sobre nuestras posibilidades de trabajo con nuestras técnicas.
El actual abordaje, abierto a distintas estrategias necesarias debido a los cambios y el desarrollo de la creatividad, se convierten por esas razones en una exigencia indiscutible en los tratamientos.
El sujeto a quien atendemos merece toda nuestra dedicación y es él el que va a recibir el rédito del producto de nuestro estudio y dedicación.

Lic. en Mt. Ofelia Herrendorf

Curriculum Vitae

- Licencia en Muscoterapia (Universidad del Salvador)
- Viceprediente de ASAM (Asociación Argentina de Musicoterapia) (hasta diciembre de 1999)
- Actualmente Vicepresidenta Honoraria de ASAM
- Delegada Argentina ante el Comité Latinoamericano de Musicoterapia
- Musicoterapeuta en el CENARESO
- Instructora en Cursos de Capacitación en Servicio para musicoterapeutas en el CENARESO
- Profesora de la Cátedra Práctica de Campo en la Licenciatura de Excepción de la Universidad del Salvador
- Autora de trabajos sobre su especialidad en el país y en el extranjero
- Integrande del grupo de investigación de IDIA


MENU DE ARTICULOS
Musicoterapia: Trabajando con los otros, del desconcierto al concierto
Interdisciplina y musicoterapia 
Musicoterapia en los Trastornos Alimentarios Anorexia, Bulimia y Obesidad


Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

COLABORADORES | SUSCRIBIRSE | ADMINISTRACION | CONTACTENOS | Tel: (54) 11 4782-3424